Control de la humedad – Industria téxtil

Una buena humidificación reduce los problemas con los materiales como baja absorción, electricidad estática, hilo quebradizo, presencia de polvo o pelusa.

Generalmente estos problemas se presentan porque el aire en el ambiente está seco y no se mantiene el nivel correcto de humedad relativa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Factores a considerar en relación a la humidificación

• El aire seco es la causa de que los materiales tengan baja absorción afectando la calidad y la productividad.

• El hilo con poca higroscopia provoca que el material sea más delgado, menos elástico, genera más fricción y es más propenso a la electricidad estática.

• Los materiales que tienen un correcto nivel de humedad tienen menos probabilidad de romperse, calentarse y producir fricción. Se manejan mejor, tienen menos imperfecciones, son más uniformes y se sienten mejor al tacto.

• Al contar con una humedad relativa adecuada se reducen los problemas de electricidad estática permitiendo que los materiales sean más manejables y que la velocidad de las máquinas se pueda incrementar.

• El peso de los materiales es estandarizado a 60% hr/20˚C. La falta de estas condiciones causa que los materiales pierdan peso y con ello se disminuyen las ganancias.

• La baja humidificación provoca que los materiales se encojan. Al contar con un nivel correcto de humedad tenemos una mejor fiabilidad en los cortes y precisión durante la producción de las prendas. Además se contribuye al mantenimiento de las especificaciones en donde las dimensiones son importantes, como en la industria de las alfombras.

• La humidificación reduce el polvo y la pelusa, proporcionando un saludable y más cómodo ambiente de trabajo.

• Los pulverizadores ofrecen un efecto de enfriamiento en el ambiente, reduciendo las temperaturas usualmente altas en la fábrica.

Esta entrada fue publicada en Humidificación, Industria. Guarda el enlace permanente.